Requieren las tintas a base de agua de más trabajo que los plastisoles?

Sí, efectivamente requieren más trabajo.  ¿Se manejan y aplican en forma diferente? Sí.</p>

La clave para trabajar con tintas a base de agua es comprender su naturaleza y aplicar los procedimientos apropiados al proceso de producción.</p>

Las ventajas de las tintas a base de agua comienzan con su costo, el cual es una fracción del de los plastisoles. Aún así, varios de los impresores con los que he hablado dicen que no pasan este ahorro a sus clientes debido a los cuidados y precauciones adicionales que se deben tomar durante el proceso de impresión.</p>

Las tintas a base de agua poseen una viscocidad mucho menor que los plastisoles y no muestran características de fuerza de desplazamiento, lo cual facilita la impresión. Las tintas a base de agua son ideales para aplicar en telas de algodón al 100%, en donde tiñen las fibras de algodón durante el proceso de impresión, lo cual da a las impresiones una excelente facilidad de lavado.</p>

La mayor ventaja para el cliente, y la razón del interés actual en tintas a base de agua, es la casi inexistencia de aspereza de la tela después de su aplicación. Su suavidad es atribuida al color de la tinta y al tamaño de las partículas de pigmento empleadas en cualquier color. Las tintas blancas, por ejemplo, tendrán una mayor textura que los otros colores debido a que los pigmentos blancos tienden a ser los de mayor tamaño entre los utilizados en tintas a base de agua. Sin embargo, una vez que la prenda impresa es curada y lavada, inclusive esta pequeña diferencia de textura desaparece, y la decoración tendrá la misma suavidad que el resto de la prenda.</p>

El mayor obstáculo al trabajar con tintas a base de agua es la posibilidad de que se sequen en la pantalla. No obstante, al adquirir un poco de experiencia con estas tintas, los impresores descubren que la curva de aprendizaje para evitar este problema es bastante pequeña. La clave es mantener a la tinta en movimiento, previniendo una exposición estática al aire libre por largos períodos de tiempo. Si la impresión debe ser detenida por más de algunos minutos, el área de imagen de cada pantalla debe limpiarse y secarse. Si la tinta se seca dentro del área de la imagen, será difícil removerla de las aberturas de la malla. En el peor de los casos, la pantalla se arruinará completamente.</p>

Al usar una pantalla con un número de malla bajo, en el rango de 49 a 63hilos/cm, se reduce la posibilidad de que la tinta a base de agua se seque en la pantalla y permite la reproducción adecuada de detalle. A pesar de que estos números de malla no favorecen el mismo grado de detalle que al imprimir con plastisoles a través de mallas de 91 a 120hilos/cm, el grado de detalle posible en los números de malla menores es más que suficiente para la mayoría de las aplicaciones que un impresor realiza. También es importante saber que la variedad de opciones de efectos especiales disponibles en formulaciones a base de agua es mucho más limitada que con la de los plastisoles, las alternativas incluyen sólo metálicos, fluorescentes, 3D y reflectivos.</p>

La última consideración importante al trabajar con tintas a base de agua es la técnica de secado. Las secadoras de aire forzado de alta velocidad son la mejor solución para secar impresiones de tintas a base de agua porque remueven el agua de la tinta y de la prenda en forma rápida asegurando así un curado adecuado. Las secadoras de calor infrarrojo radiante pueden también funcionar aunque su uso requiere de más tiempo para obtener un curado completo. >Gráficos de hoy</a></p>

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*